domingo, 9 de noviembre de 2008

VOLANDO SOBRE LAS OLAS



Tras la boca absorta de un besugo
saluda el hipopótamo
a un sueño de infancia
volando sobre las olas.

Los pasos quedaron atrás:
basta con abrir los brazos
y dejarse llevar por la brisa
huracanada de los años.

No es difícil llegar,
pero al pasar no olvides
saludar al hipopótamo
que tras la boca absorta de un besugo
no quiso despertar.