jueves, 4 de junio de 2009

SOMBRAS CHINESCAS


Pisadas de niños cruzando la plaza.

Sombras chinescas
alzan un vuelo de palomas asustadas.

La taza de la fuente desborda ternura.
Sombras chinescas
trazan en la pared de la memoria
la mano del padre
acariciando aquel pelo enredado.

El beso de lo perdido jugando en la tarde.
Sombras chinescas
alejando dos siluetas…
- ¡Vamos!, mañana hay colegio.

Sombras chinescas,
mis brazos caídos
y solo luz,
blanca, amarga luz, sin tu sombra.

4 comentarios:

José Luis de Castro Martínez dijo...

Me gustó tu poema Juan. Parece mentira que aún encuentres inspiración a estas alturas de curso. Es lo que tienen los buenos poetas; son más creativos cuando peor es la situación.

María dijo...

Hermosas sombras chinescas. Tu poema es como una fotografía de esas que nos dejan extasiada la memoria. Me quedo entre ellas y leo.
Besos.

Juan Delgado Martín-Prat dijo...

Gracias María.

Carmen dijo...

Papá y su gran sombra sobre tí...Tómala siempre como el frescor que alivia en el camino de la vida.¡Cuántas reminicescias de los grandes vates, hechos versos nuevos con tu pluma!. Un beso.