jueves, 23 de julio de 2009

JUNTO A LOS VENCEJOS

( Desde mi tiempo y mi ciudad, he visto la fotografía en sepia
de un niño en brazos de su madre, no puede ser otra,
llegando a un lugar llamado Auschwitz.)


Peso quebrado
Sobre la vertical del beso

Risa, futuro,
Aliento, armonía,
Decorosamente
Expuestos en el escaparate
Largo, ancho,
Sin cristal y mil reflejos:
Tu rostro; mis manos;
Su mueca; la soledad del otro
Y cuatro vencejos vencedores
En vuelo
De la tarde.

Tarde que acompaña
En su muerte,
Diluida en noche,
Al paso puntual del tranvía
Con su carga de vidas
Calle abajo,
Nunca calle arriba.

( Reflejo fugaz el del tranvía)

En la bisectriz de amargura
Entre las líneas de fuga de los raíles
Quedó la voz en sepia
La que nos habla del desgarro
No vivido, pero si sentido
En las cavernas de la memoria.

Peso quebrado
Sobre la vertical del beso.

Mi nariz contra
el escaparate,
Retorcida contra
su propio reflejo
Y mi rabia y mi lágrima
Como un reflejo más….
Cayendo.

Peso quebrado
Sobre la vertical del beso.
¡Vuela!
¡Vete al alero más alto,
Junto a los vencejos!

Juan Delgado Martín-Prat

3 comentarios:

Ktana dijo...

Brotaron mis lágrimas que ya creía secas y rodaron por la memoria de mis mejillas

El retrato en sepia ronda a mi familia, entonces cuando era niña supe de donde venía...y despues de ver sus marcas supe lo que era vencer, vencer de verdad....


Hermoso poema , maravilloso
de verdad
Gracias por compartir tu belleza

José Luis de Castro Martínez dijo...

Hermoso poema, Juan. Creo que a pesar de lo que muchos opinan, no podemos olvidar el pasado si queremos construir un futuro mejor. Enhorabuena y feliz descanso.

María dijo...

Volar alto y huir del miedo. Junto a los vencejos debe ser un lugar precioso. Abrazos