miércoles, 16 de septiembre de 2009

PEZ INGRÁVIDO


Lo
s ríos que nacen de una cinta girada al aire
no tienen afluentes, ni desembocaduras,
ni meandros, ni cataratas.

Se en
roscan colmados
en la dicha unidireccional del remolino.

Y llevan y llevarán
la plenitud despierta de la razón
mientras el pez ingrávido del sueño
habite en sus aguas.

( La niña se cansó pronto del juego
y estrelló la cinta contra el suelo )

3 comentarios:

incal dijo...

Tu poema me confirma lo que siempre sospeche:
Los peces de rio esperan ser recatados para volver a habitar en los sueños,juegos y poemas.

Saludos.
Luis.

Ktana dijo...

Pero si la niña se cansa de jugar ...entonces por mas que esperen los peces...nada los devolverà a sus rìos

Aunque los sueños son en si , de propia existencia , naturales, impetuosos e impertinentes
Son ellos primero que la niña y que los peces.

Besos para ti , lindo poeta
Gracias a los desconchones de tu casa, que me hicieron acordar cuando de niña veìa personas en las grietas de la pared de mi cuarto, porque aunque estuviera de azul añil, yo de chiquita veìa duendes y personajes que vivìan en ella, entonces la escarbaba haciendo surgir las caras con un carboncillo.Hasta hacerlas vivir y habitar conmigo.
¡Lastima que no fui artista sino de cientìfica!...pero ya vez como el pez igual llega al rìo

Guadalupe dijo...

Me encanta.
Tránsmite muchísimo , me recuerda a cuándo jugaba en el patio con la cinta de gimnasia rítmica.
Un abrazo.